Proyecto de Extensión Comunitaria

HISTORIA DEL PROYECTO

En búsqueda de la granja perdida

"Seguir la seña de una planta es estar

en la capacidad de conversar,

de ser criado por esta planta.

Ser criado es tener la sensibilidad

de saber en qué momento te está diciendo algo

cualquier forma de vida, es pues,

estar en disposición de dejarse criar"(1)

El resguardo tradicional de las semillas ha logrado abrirse paso y posicionarse como pilar indiscutible de la soberanía alimentaria. Podríamos decir que no hay posibilidad de construir un sistema alimentario autónomo y definido por los mismos pueblos sin el cuidado de la simiente original. Esto se evidencia en la difusión y escucha cada vez más atenta de chacareros, campesinas, pueblos originarios y abuelas sabedoras sobre sus métodos ancestrales, técnicas de selección, mejoramiento y almacenamiento que por cientos de años fueron replicando y transmitiendo.

 

De la misma forma que se revalorizó el conocimiento de las semillas, la crianza de animales se vuelve también un tesoro a recuperar. Cierra el círculo virtuoso del equilibrio biológico que asociado a la práctica agroecológica, es la que mantiene y enriquece los saberes y establece una relación de reciprocidad y complementariedad con la Naturaleza. Escribía Rengifo Vázquez “la crianza de la abundancia de formas de vida debe ser entendida desde una perspectiva de diálogo y de conversación cariñosa , y no como una relación de conflicto entre hombre y naturaleza”. (2) 

 

A mediados de la década de 1990 el CFPA 2 incorpora, en su rol de institución educativa con inserción comunitaria, la Unidad Didáctica Productiva de Granja que viene a complementar la formación en huerta familiar y producción de agroalimentos. Las primeras que incursionan son las mujeres que dentro de la escuela participaban de la Unidad Didáctica Productiva de Huertas Familiares Agroecológicas, y algunos vecinos que ya no podían tener gallineros domésticos en el ejido urbano por resolución municipal. Con el tiempo y el aporte de técnicos y estudiantes la unidad se afianzó.

 

 

Camino a revalorizar

 

A lo largo del tiempo los cambios en las modelos de alimentación, de asentamiento urbano y la industrialización de la producción avícola ha generado el abandono de las prácticas artesanales de producción de aves y huevos, siendo reemplazadas por la compra de los productos finales en supermercados. Incluso quienes aún se dedican a producir alimentos o animales, delegan la cría de sus planteles, sus pollitos o pollitas, en negocios o instituciones especializadas en la temática.

 

Frente a este escenario surge la necesidad de conservar la crianza y el patrimonio genético de la gallina criolla/araucana en particular, y tejer nodos de autoabastecimiento como meta económica. En 2017 se avanza en ese sentido como proyecto institucional, nacido de la misma práctica y experiencia.

 

Múltiples fueron las fuentes que alimentaron la iniciativa: por un lado, la dificultad para conseguir animales e insumos a precios accesibles y la mejora de la infraestructura. Por otro lado, granjeras con familia en el norte neuquino fueron incorporando gallinas de huevos verde azulados a sus corrales, y el interés que despertaban entre clientes y consumidoras este tipo de huevos. El conjunto de observaciones confluyó en el camino para mejorar los planteles, lograr autonomía y fortalecer el aprendizaje comunitario.

 

Así, los objetivos de “revalorizar las gallinas criollas y araucanas, como especies autóctonas y adaptadas a la región. Además de fomentar la biodiversidad en los corrales de cría y revalorizar esta raza”; se tejieron con un objetivo a largo plazo que aborda la actividad agrícola desde la integralidad: fortalecer la producción de alimentos institucional y local, también para las aves.

Recuperación con aprendizaje comunitario

 

Las respuestas del CFPA 2 se enfocaron en el aporte educativo y técnico a la autonomía de los y las granjeras usando de puente el aprendizaje comunitario (4) basado en la participación y la experiencia.

Experiencia que reconoce protagonista a las mujeres en su rol social, económico y productivo al difundir el conocimiento para la reproducción de la familia y la naturaleza, que con gran esfuerzo dialoga con el saber y las herramientas técnicas a fin de replicar la tarea en otras granjas y localidades. Ese baúl de herramientas se suma a la idea de cría en el lugar, en los propios agroecosistemas asegurando la subsistencia y soberanía alimentaria de quienes las cuidan, producen y consumen. (5)

 

Los resultados obtenidos cumplen con los objetivos cuantitativos y técnicos de recuperación de la raza, multiplicación y distribución de ejemplares dentro y fuera de la región, y la consolidación de un plantel propio de aves. Pero igual de importante son los resultados cualitativos que rebasan lo previsto en cuanto que las y los estudiantes han revalorizado sus aprendizajes familiares y complementado sus saberes con las técnicas necesaria para desarrollar sus propias aves con las características de cada territorio, volviéndose partícipes fundamentales del proceso educativo.

Por: Lic. Gisela Hugo

(1) Renfigo Vázquez, Grimaldo “La crianza recíproca: Biodiversidad en los Andes” en “La dulce vida andina” en Apuntes para la Cuidadanía N°7

(2) Renfigo Vázquez, Grimaldo: Op. Cit.

(3) “Es una educación de la comunidad (…) fuera de las paredes de las aulas formales, que incluye distintos tipos de experiencias formativas y se lleva a cabo mediante herramientas, metodologías y recursos destinados a hacer de la propia comunidad el principal agente activo del aprendizaje

(4) A esta opción se le conoce como “conservar en el lugar” o “Conservación In Situ”. Se pueden distinguir dos posibilidades de conservación de animales y de semillas. “La primera, es conservar el recurso “fuera del lugar” original, en otras palabras, la conservación de un animal fuera de su hábitat natural, esto es en un banco de genes, donde se almacena semen, células reproductivas o tejido. A esto se llama Conservación Ex Situ. La mayoría de las experiencias de conservación ex-situ, no aseguran el derecho de campesinos e indígenas a conservar, reproducir, cuidar y asegurar sus razas y en consecuencia su subsistencia y su soberanía alimentaria.

Alerce y Gasparri, San Patricio del Chañar, Neuquén, Argentina. CONTACTO SÓLO POR WHATSAPP AL 0299 155716802 . E-mail: cfpa2chanar@gmail.com

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Blanco Icono SoundCloud
  • YouTube - círculo blanco
  • Facebook Clean